lunes, 19 de diciembre de 2011

CRÓNICA JÚNIOR MASCULINO. 17/12/2011.


Júnior Masculino Federado

Valcude Alcobendas "A"- Buen Consejo  59 - 65.
1ª División. Grupo VII. 1ª Fase.
Pabellón Deportivo Distrito Centro. Alcobendas.
17/12/1118:30h.

Una nueva casa
Si paseas un sábado por la tarde por la Avenida Olímpica te invitamos a  asomarte al Pabellón Distrito Centro, a sentarte cómodamente  y a  ver deporte aficionado durante un rato: no molestas, no cobramos, prueba a hacerlo, a lo mejor te gusta y nos vemos a menudo.
Un bonito pabellón, dos equipos igualados, buen ambiente, una hora fantástica para ver baloncesto…Se daban todas las condiciones para disfrutar un buen rato de basket.

Comenzamos previendo dificultades y con muchas precauciones en defensa. Entramos bien en el partido con buen acierto exterior que nos dio ventajas en el marcador que mantuvimos en el segundo cuarto intercambiando contraataques.
En el tercero bajamos la media anotadora pero controlamos más el rebote lo que mantuvo la corta ventaja. Al iniciarse el cuarto decidimos arriesgar cambiando  la defensa para intentar ganar de 10 y clasificar segundos, ya que hasta el momento no conseguíamos despegarnos. No salió al principio pero cuando nuestro jugador más anotador comenzaba a dar la vuelta al marcador se lesionó y acabó de nuevo en el hospital. Desde entonces y hasta el final dejamos escapar una victoria que debería caer de nuestro lado pero que regalamos en el último minuto con precipitaciones  y fallos en los libres.
Gracias a los aficionados que vinieron a vernos y nos alentaron.

Ganar o no ganar. Educar o no educar. ¿Pero quién lo paga?
Como alguno de mis jugadores (dos semanas en total sin tocar bola) no han acudido a entrenar por estudiar, - como si los que entrenaron no tuvieran que “chapar”-, parece ser que me correspondió como entrenador tener que castigar esta actitud, con lo que los implicados solo jugaron para dar descansos y los minutos finales. Con ello perdimos la posibilidad de coger muchos rebotes, y con ello la probabilidad no solo de ganar, sino hacerlo de 10, que era lo que  necesitábamos para caer en la próxima fase en un grupo más asequible y con desplazamientos más cortos. 
Así que les castigué en nuestra propia piel, en la mía y la de sus compañeros, ya que de esta manera nos hacemos daño a nosotros mismos por el egoísmo de uno o dos. Ya os contaré cuando vayamos a Fuenlabrada, por ejemplo. Estoy por pasarle a alguno la factura de la gasolina y del analgésico para soportar la paliza que nos espera. A lo mejor ese día me pongo malo y no voy. Y ojalá en ese grupo nos quede alguna  mínima opción de pasar a play-off.